domingo, 27 de marzo de 2016

Psicólogo Online: Una radiografía de Badoo



Buenos días, y bienvenidos a la primera sesión de "El diván de Sudit senpai", la nueva sección del blog en la cual me aprovecho de que ya soy psicólogo y me echo flores a mi mismo mientras saco conclusiones de cosas haciendo como que sé del tema. Hoy nos adentraremos en una de las páginas más famosas de internet e intentaremos analizar su funcionamiento; vamos, entender qué hace para sacarte el dinero y explicar por qué funciona esto. ¿Listos? ¡Allá vamos! Hoy se sube a nuestro diván...



¡Badoo!

Sorpresa sorpresa, la primera víctima de nuestro análisis es ni más ni menos que una de las páginas de citas más usadas en España. Dado que para entrar pide registro y no estoy por la labor de enlazar mi facebook a esta clase de webs, vamos a crear un perfil falso. En un principio intentaremos introducir la menor cantidad de información posible, que tampoco es plan de inventarme una segunda vida y-

Oh, vaya.


Parece que si queremos stalkear chicas investigar badoo como es debido vamos a tener que añadir nuestra información personal. Inicialmente me cogí un rebote de aúpa con esta idea ("¿una empresa que intenta chantajearme privándome los datos de los demás si no incluyo lo míos? ¡Vergonzoso!"), pero una vez evaluado desde una óptica psicológica (o dicho de otro modo, cuando se me pasó el cabreo y lo pensé fríamente) entendí que esto no es tanto una mala idea como un mal necesario. Sin esta clase de mecanismos es casi seguro que la mayoría de usuarios dejarían muchos campos en blanco, y de este modo obligas a la gente a dar información que puedan leer el resto de interesados para que ellos puedan conocer a los que le rodean. De hecho, que para ver los Intereses de los demás tengas que incluir los tuyos pero que para ver sus Estudios tengas que hacer lo propio lo veo una gran idea. Somos nosotros los que decidimos cuanta información estamos dispuestos a compartir, y recibimos la misma de los demás en función a nuestra buena fe inicial. O algo así. Al menos entre los posibles intereses disponibles están Drakengard y Oyasumi Punpun, así que supongo que no tengo permitido quejarme de esto.


Venga, va, ya puestos a poner intereses pongamos al menos los de verdad.

Bueno, ya hemos incluido nuestros intereses, así que intentemos buscar a través de ello a alguna persona cerca de mi dirección que tenga alguno en común conmigo. Voy a pinchar en alguno de ellos y...





...

Erm... entonces... ¿no permite buscar por intereses? ... Pe-pero... se supone que tener aficiones comunes es el primer paso para entablar conversación con alguien online... ¿cómo es posible que no permita buscar a través de los intereses? Bueno, da igual. Esto no es un análisis de su utilidad como página de citas sino que venimos a entender cómo funciona esta web. A ver qué tenemos por aquí...




¿Popularidad? ¿Puntuación? ¿Super podres? ¿Miembro VIP? ¿Qué significa todo esto? A ver, le daremos a puntuación a ver qué pasa...


Y aquí, damas y caballeros, es donde podemos ver que la página está montada a conciencia y ha tenido a todo un equipo de psicólogos trabajando en ella y midiendo al milímetro cada pequeña palabra utilizada. Para empezar, todo Badoo sigue un patrón constante: primero le baja la moral al usuario y luego le ofrece una solución a su problema. Esto, en marketing, se llama creación de necesidades, pues lo importante no es convencerte de la eficacia de mi producto sino que creas que necesitas mi producto para tu bienestar. 

El sistema es super sencillo. Es muy probable que los usuarios de esta clase de páginas tengan dificultades para encontrar parejas en su vida real, lo cual en muchos casos puede conducir a problemas de autoestima y hacerles más susceptibles a estas estrategias de sugestión. Así, tenemos un chaval sin demasiada seguridad en sí mismo que entra aquí pensando que logrará encontrar a alguien que le haga sentir mejor, y una de las primeras cosas que se encuentra al registrarse (y que SIEMPRE se mantiene en pantalla) es una barrita de popularidad debajo de su nombre que muestra una pila al mínimo, y como se le ocurra entrar a ver qué es se encontrará un Muy Baja en letras rojas. 

"Oh Dios mío, no soy nadie ni en internet ni en la vida real", dirá su subconsciente. Es entonces cuando Badoo, amo y señor de estos dominios y alma caritativa donde las haya, le ofrece la solución para todos sus problemas. "¡Sube al primer puesto! ¡Consigue visualizaciones en encuentros! ¡Destaca ahora! ¡Consigue más fans! ¡Consigue más visitas!" Frases cortas y pegadizas que llaman nuestra atención y son la solución a nuestros nuevos problemas de autoestima. Entonces nuestro querido usuario le da y... ¿qué es lo que se encuentra?


¡Dinero! Cómo no, la solución a todos tus problemas de amor y autoestima es... pagarle a Badoo para que te diga lo popular que eres en su página web. ¿Acaso a alguien le coge por sorpresa? Todo Badoo gira en torno a los créditos, instando a sus usuarios a gastarlos de una forma u otra. Como nota curiosa, decir que en según qué métodos de pago viene marcada de serie la recarga automática al llegar a X cantidad, y apuesto que más de uno acabará dejándose más dinero del que inicialmente tenía en mente gracias a ese detalle.

¡Pero sigamos! Se supone que esto va de psicología, así que veamos de qué más formas utiliza Badoo la creación de necesidades para convencer a sus usuarios de pagar por algo que a priori no les hacía falta. Para empezar, aprovecha TODAS las páginas que visitas para recordarte que puedes pagar. ¿La de inicio? Promociónate y haz que más gente vea tu foto (pagando). ¿Tus mensajes privados? ¡Aparece en más encuentros! (Pagando). ¿Una conversación con otra persona? ¡Envíale una pegatina y destaca! (Pagando). ¿Quién te ha visitado? ¡Haz que tus mensajes aparezcan arriba del todo! (Pagando).

Todo Badoo está programado alrededor de este concepto, y si bien se puede utilizar sin poner un solo euro resultan sorprendentes los niveles de desesperación que muestra por recaudar tu dinero. Fijémonos en el apartado Le Gustas, lugar donde se recoge a la gente que marca esa casilla en tu perfil para que sepas que están interesadas en ti. Esto es lo que encuentras al entrar:


Hace cinco minutos eras un mierdas sin popularidad, ¡pero ahora le gustas a 4 chicas! ¡Genial! Eso sí, si quieres ver quienes son vas a tener que Activar Super Poderes (pagar) para conocer sus identidades. Bueno, o eso o ponerte a buscar entre la gente que te haya visitado alguien cuya foto de perfil sea similar a alguna de estas imágenes pixeladas, pero a menos que pagues solo podrás ver a 3 de ellas. Y no precisamente poco dinero, si se me permite la apreciación:


Una vez más, creación de necesidades. Eres un mierdas impopular y Badoo se encarga de recordártelo, y ahora de repente alguien está interesado en ti. ¡Rápido, paga, no vaya a ser que esa chica cambie de idea! A esto hay que sumar casos de paranoia donde Badoo te insinúa que si pagas podrás ser el primero en hablar con los nuevos usuarios y evitar que otros se te adelanten (solo los miembros de pago pueden hablar con gente nueva durante los 4 días posteriores a su registro) y más cosas relacionadas con esos mismos Poderes que, la verdad, me parecen muy lamentables (¿en serio si pagas te dan la oportunidad de quitar votos negativos que te hayan dado otros usuarios?). Con todo, creo que ya nos hemos extendido bastante y no merece la pena seguir metiendo el dedo en la herida. ¡Y eso que no he hablado de ese modo VIP que cuesta 99 eurazos al mes!

Badoo es una pequeña joya del marketing. Todo en ella está enfocado a hacer sentir al usuario inferior e indicarle que si paga sus problemas mágicamente desaparecerán. No soy un experto en páginas de citas (de hecho, es la primera vez que entraba a una) pero visto lo visto si no tenéis pareja y os sentís solos creo que más os vale salir a la calle y hablar con alguna desconocida, que al menos será gratis. Bueno, y eso ha sido todo por hoy, espero que os haya gustado esta sección y no dudéis en sugerir webs de todo tipo si queréis que más adelante le eche un ojo y [Blip]. ¡Anda! ¡Le gusto a una chica! A ver... ajá. Buscaré una foto en visitas similar a la pixelada y... ¡premio! Tiene que ser esta. A ver qué tiene de descripción...

odio la jente falsa, mentirosa , y askerosa , kiero ablar con jente buena amable respetuosa y creo ke ahi poka , soy muy directa y clara y lo ke tengo ke decir lo digo ala cara , busco amista y si surje al chiko de mi vida------------ soy tal como esta en la foto... y no respondere a los sms qe tiene fotos falsos!! qedo claro?? Soy una chica muy buena y sencilla... mg salir con amigos, soy amante d la musica y en casa stoy todooo el dia con la musica puesta, no mg los chicos qe sean mal educado al hablar, mas bien qe sean educados y sencillos... mg cnocer en plam amigos, no busco relaciones ni tener so sexo... solo qiero conocer en plaan amigos y ya el tiempo dira si surge o no!!!

Pe-pero... ¿qué clase de gente se apuntas a estas webs? Eggg... i-igual es que es mu-muy miope y no distingue las letras. A-a ver sus gustos...






No hay comentarios:

Publicar un comentario