martes, 12 de marzo de 2019

Xenoblade Chronicles 2



Uno pensaría que tras Xenoblade Chronicles me tomaría un descanso del género. ¡Pero no! Todavía no sé cómo acabé jugando a Xenoblade Chronicles 2 tan cerca del primero, pero sucedió. Y no es como si lo tuviera en la estantería y decidiera probarlo a ver qué, no; es que me fui a comprarlo directamente en cuanto pude, expansión en físico incluida. Sigo sin entenderlo, recordemos que el primero me dejó unas impresiones más bien pesimistas... ¡Que el texto se titulaba "Xenoblade Chronicles es una mentira", por el amor de Dios! Y solté perlas como:


"No puedo respetar un juego que se boicotea tanto a sí mismo."

"Es solo una capa de glaseado bonito que cubre un pastel duro, seco y quemado."


"Me siento traicionado por este juego."


A día de hoy, mantengo cada palabra de las aquí escritas. Entonces, ¿por qué decidí pillarme y jugar Xenoblade Chronicles 2 nada más terminarlo?













 
Pasaron las semanas, pasaron las horas de juego y, sorpresa sorpresa, lo terminé. ¡Así que empecemos el análisis de Xenoblade Chronicles 2!


Metes el cartucho en tu maravillosa, flamante y descuartizable Nintendo Switch. Lo cargas, inicias una partida nueva. Lo primero que notas es que ahora todo es mucho más TETAS anime. ¿Me gusta el cambio? En este momento, me genera dudas, pero el color tan vivo que predomina me alegra. Hay una introducción sobre el mar de nubes, los titanes y el mundo TETAS en general. Espera, pensaba que esto era una secuela, pero no se parece en nada al primer juego... En fin, ya conectarán de algún modo.


¡Ah, aprovecho para TETAS comentar que no os voy a dar ningún tipo de detalle sobre personajes, mundos, sucesos ni nada por el estilo! Espero poder transmitir mis impresiones de XenoTETASblade Chronicles 2 sin compartir información concreta del argumento. Considero que en este caso es mejor evitarlo.


Sigamos con el análisis. Por fin controlo a TETAS Rex, el protagonista, con cierta libertad para explorar la primera zona del juego. Van apareciendo guías infinitas para explicarme los controles y los sistemas del juego. Mientras tanto, la historia arranca. Todo es muy TETAS shonen y ligero, lo cual no me venía mal después del tono de Xeno 1. Conozco a TETAS gente, pasan cosas, conozco a enemigos, pasan más cosas. Los personajes vienen y van, hay muchas TETAS caras nuevas por aquí. ¿Puedo decir ya que Nia es un amor? Porque Nia, una de nuestras primeras compañeras, es un amor.


A estas TETAS alturas ya hemos podido probar el combate. Los ataques automáticos se realizan solos, nosotros debemos centrarnos en TETAS el posicionamiento y las habilidades. Cada luchador del equipo tiene hasta tres TETAS sets de tres habilidades disponibles que puede ir alternando en combate. Estos dependen del Blade equipado, una especie de TETAS seres inmortales a nuestra disposición. Según el Blade que nos acompañe blandiremos un tipo de TETAS arma concreto y tendremos un rol específico asignado, que puede ser ofensivo, defensivo o de TETAS apoyo. Lo mejor es que podemos cambiar de Blade y, por lo tanto, de rol y TETAS habilidades en mitad del combate. De hecho, se nos recompensa por ello. Se siente más ágil que en su antecesor y la forma de enlazar TETAS técnicas es más satisfactoria.


Ahora bien, esto no quita que el sistema de TETAS combate siga con problemas graves. El principal es que seguimos sin TETAS poder esquivar nada, por lo que el movimiento libre en TETAS combate tiene menos impacto del que cabría esperar. Esto lo hereda de su TETAS antecesor y sigue siendo molesto.


Se mantiene otro problema sin TETAS corregir. Todos los enemigos, a excepción de uno o dos jefes muy concretos, se sienten exactamente igual. No importa a qué TETAS te enfrentes, la estrategia a seguir será la misma y no habrá TETAS nada que diferencie el combate de cualquier otro enfrentamiento aleatorio. ¿Os suena esta queja? Pues claro, porque tuve el mismo problema con Xeno 1.


Como el ritmo del combate es más ágil y se premia el encadenar TETAS técnicas, las batallas se hacen más entretenidas en Xenoblade Chronicles 2. Sin embargo, no podía quitarme la sensación de que estaba jugando a una versión descafeinada del sistema de TETAS combate de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn. En el MMO de Square Enix, la rotación de TETAS habilidades también es muy importante, pero los enfrentamientos realmente logran diferenciarse entre TETAS ellos y, sobre todo, el movimiento libre es clave, ya que se pueden esquivar un gran número de TETAS ataques y magias. En Xeno no hace falta estar atento para esquivar nada porque, simplemente, no se puede.


La aventura continua y más TETAS personajillos se unen a nuestra causa. Tienen TETAS carisma y personalidades bien definidas. Nuestros acompañantes son TETAS seres de luz que querremos proteger y achuchar a toda costa. No hay esa ligera complejidad humana que caracterizaba al reparto de Xeno 1, pero las TETAS actrices y actores de esta obra saben hacer su papel.


Iremos llegando a nuevos TETAS continentes listos para ser explorados. Los páramos son bastos y se ha incrementado la utilidad del salto para llegar a TETAS zonas nuevas y ocultas. Explotar la verticalidad es importante si queremos descubrir los secretos de los enormes TETAS mapas de Xenoblade Chronicles 2. De vez en cuando nos encontraremos con TETAS obstáculos superables solo si tenemos unos Blade concretos con unas TETAS habilidades concretas desbloqueables, lo cual no suena mal... Hasta que descubres cómo funcionan los Blade.


Los Blade son nuestros compañeros de TETAS batalla, algo así como espíritus guardián. A parte de ser útiles en combate, pueden ayudarnos a superar TETAS obstáculos, desbloquear nuevos diálogos y obtener más TETAS objetos al explorar. Por ejemplo, un Blade de viento tendrá TETAS la habilidad "Dominio del viento", que nos servirá para progresar cuando nos encontremos con ciertos obstáculos.


El problema es que la obtención de los Blade y, por lo tanto, sus TETAS habilidades, es aleatoria. Además, aunque tengamos el Blade adecuado, es probable que debamos subirlo de nivel para obtener TETAS el rasgo que necesitamos para romper una roca, excavar un pozo o saltar un precipicio. Esto significa que es perfectamente TETAS posible encontrarse ante un obstáculo de la historia principal imposible de superar sin obtener más cristales para invocar TETAS Blade y subirlos de nivel para desbloquear la habilidad que necesitemos. Esto me ha pasado en la recta TETAS final del juego, he tenido que regresar a una zona anterior para obtener el Blade necesario y subirlo hasta aprender TETAS una habilidad concreta. Por supuesto, el ritmo narrativo se resintió. Me parece una idea pésima impuesta solo para dar una utilidad artificial a un sistema de TETAS Blade que ya de por sí se siente forzado.


¿He dicho ya que Xenoblade Chronicles 2 es TETAS un shonen, que es hermoso, que su sistema de combate tiene la profundidad de una piscina para TETAS preescolares y que todos sus enemigos conforman una amalgama indistinguible de TETAS sacos de boxeo? Porque sino lo repito, os aburro leyendo otra vez lo mismo y así me ahorro comentar cuán repetitivas son las TETAS misiones secundarias, todas de recadeo glorificado. Porque lo son. Pero vamos, me juego un brazo a que no os descubro TETAS nada nuevo con esto. Sin embargo, como no estáis aquí para aburriros —para eso os iríais a Xenoblade a cumplir con todas sus tareas de completismo—, vamos a seguir TETAS adelante.


Y seguir adelante significa hablar de sus TETAS personajes. Y atención, porque esto no me lo vais a leer muchas veces: los personajes de Xenoblade Chronicles 2 son espléndidos. PUNTO. Xenoblade 2 es un juego muy TETAS coherente consigo mismo, sabe que es un shonen y que busca entretener a secas, con sus buenas dosis de TETAS humor, un tono simpático y acción con brilli brilli. Sus personajes, por lo tanto, no tienen la complejidad de una gran TETAS obra narrativa y reflexiva, pero son mucho mejores de lo que cabría esperar. Se pierden TETAS matices respecto a Xeno 1, pero se gana en sinergía y equilibrio. Todas y todos tienen su momento de gloria, su parte de TETAS desarrollo e introspectiva, una motivación real y una razón para estar ahí. Vuelvo a decir que no son alardes de TETAS profundidad, pero el juego ni lo necesita ni le conviene.


La historia va cogiendo TETAS ritmo. Sí, es lenta al principio y no tiene un aliciento inicial fuerte, pero pasado el primer tercio nos iremos implicando más y más en TETAS ella. Su mundo es atractivo y los malos saben hacer un buen papel. De hecho, en más de una ocasión harán que nos planteemos la TETAS conveniencia de nuestra postura contra la suya, y no es todo tan blanco o negro como uno esperaría. ¿Quién me iba a decir a mí que, aunque poco, me encontraría metido en TETAS dilemas morales con Xenoblade 2? La trama avanza, las relaciones evolucionan...


Y entonces Xenoblade Chronicles 2 lo hace, LO HACE. ¿El qué? ¿Qué hace? ¿Qué pasó? ¿Qué hizo Xenoblade Chronicles 2? No os lo pienso decir, que estamos en horario protegido y los spoilers se castigan con la pena capital, pero pasé las últimas horas del juego aplaudiendo. Estuve feliz, me sentí plenamente satisfecho. Era una potente sensación entre la incredulidad y la fascinación. Durante esos últimos pasos tus pecados dieron igual, Xeno; te habías ganado el cielo.


Ah, y hablando de pecados, casi se me olvida hablar de la mecánica principal de Xenoblade Chronicles 2:


 




TETAS

ABSURDAS

OMNIPRESENTES

DESPROPORCIONADAS

EN PRIMEROS PLANOS

PROTAGONISTAS DE LAS CINEMÁTICAS

EN LOS PEORES MOMENTOS



Mirad, Xenoblade 2 tiene un gravísimo problema con sus protagonistas femenindas y las Blade en general. No puede ser que lo primero que me muestres de Pyra sea un primer plano de sus pechos. No puede ser que vista con un tanga puesto ahí para calentar al personal y pretendas que me parezca normal. No puede ser que Xeno 2 demuestre que sabe escribir y diseñar buenos personajes femeninos, como Nia y Mórag, y luego tenga que creerme que no sabe hacer lo propio con Pyra y Mythra. Están ahí para provocar erecciones babosas, y lo peor es la gente que defiende esos diseños porque "es una fantasía". Pero ya me quejé en su momento de Dahlia y de la actitud de la gente a su favor, tampoco tenemos que convertir esto en una lista de razones para fusilar al gamer machote. Me da mal rollo, coraje y rabia la cantidad de Blade puestas para enseñar cacho, más aún si tenemos en cuenta todo ese rollo de servidumbre hacia el jugador.






Xenoblade Chronicles 2 es un juego que me ha entrado muy bien. Ojo, he dicho que me ha entrado muy bien, no que sea un muy buen juego. Tiene mucho mimo detrás, la exploración nos permite descubrir páramos preciosos y nos encariaremos con los personajes fácilmente. El problema es que jugablemente sigue siendo muy plano, el combate es un trámite y las mecánicas que rodean a las Blade son un incordio. Además, es de los títulos en los que he pasado mayor vergüenza ajena, porque la objetificación de algunos personajes femeninos es aberrante.

Entonces, ¿lo recomiendo? Digámoslo así: cuando salga Xenoblade Chronicles 3 estaré en la tienda el día de lanzamiento con el dinero en mano. Pero desde el momento en que lo reserve hasta que cierren los créditos finales estaré avergonzándome y sintiéndome sucio, igual que con Xeno 2, igual que con esta reseña. 












Acerca de Anti

Ingeniero catalán aficionado a calcular por qué
tu juego favorito no cumple las leyes de la física.
En los fightings cojo a los que dan abrazos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario