Mostrando entradas con la etiqueta retro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta retro. Mostrar todas las entradas

viernes, 8 de febrero de 2019

Castlevania: SotN es una patata cruda

Este montaje de Chato es más divertido que el propio juego.

Eis, qué tal todo. Castlevania Symphony of the Night me ha dado una indigestión equivalente a tragarse del tirón un saco entero de patatas crudas, y de verdad que no me explico por qué la gente se hace tantísimas pajas con él hoy en día (de las comparaciones con Super Metroid ya ni hablamos porque madre de Cristo). Que sí, que yo también he visto el vídeo de Mark Brown sobre SotN y conozco su influencia posterior en otros títulos, pero como juego ha envejecido de pena. Así que vamos a ver qué diablos le pasa a SotN y por qué lo he abandonado allá por  el 124%: 

viernes, 10 de febrero de 2017

Princess Remedy (Firma Invitada Zerael)


Rebuscar entre las game jams puede darte todo tipo de sorpresas. Desarrollar a contrarreloj es una lotería de la que a veces surgen ideas sensacionales, aunque casi siempre lastradas por la falta de tiempo. Muchas se retoman después, con más calma, perfilando juegos estupendos, impensables fuera de su peculiar inmediatez y temática. Es el caso de «Princess Remedy», una parodia hilarante que bebe de varios géneros a la vez -riéndose de todos ellos-, hija de la jam «games against ebola». 

martes, 13 de diciembre de 2016

Zelda II: The Adventure of Link (Gamer Invisible)

"Sudit - Oye NeoJin, sé al 99% de quien es esa lista. Como prefiero las risas a la amistad, ¿te importa si le puteo escogiendo lo más mierda y le hago llorar en un rincón lo que queda de año? :D

NeoJin - Claro hombre, be happy."



Odio mucho a Sudit ahora mismo. :-)



Zelda II: The Adventure of Link, damas y caballeros.



miércoles, 30 de noviembre de 2016

Geneforge: el arte de liarla parda (Firma Invitada Zerael)


Se habla con frecuencia de la relación entre violencia y videojuegos. Desde los tiempos oscuros -por suerte, cada vez más remotos- en los que una noticia sobre el mundillo equivalía a una ristra de prejuicios y acusaciones amarillistas, hasta la relativa amabilidad presente, en la que su impacto económico ha llevado a muchos periodistas intensitos a guardarse sus furiosas y coloridas invectivas.

Nos guste o no, el contenido argumental videojueguil está plagado de toda clase de violencia. Se pueden argumentar tropecientos millones de opiniones sensatas sobre este tema, pero hoy no me propongo tirar del hilo. Aunque son más de los que parecen, siguen siendo minoría los videojuegos que no recurren de forma obligatoria a algún tipo de violencia visceral. Quizá por la novedad, quizá porque el primero que me dio la posibilidad de comportarme como un pacifista impertérrito me marcó, tiendo a adentrarme en los caminos sin violencia de los videojuegos que pasan por mi pantalla. Con el tiempo, he acumulado un buen currículum de héroes y heroínas pacifistas. Hoy me gustaría hablaros de uno de los casos más desconocidos pero más memorables: el bautismo de fuego del pobre desdichado que protagoniza la primera entrega de la saga Geneforge.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Monta tu propia consola retro - Raspberry Pi


Nos encanta lo retro, ¿verdad? Esos juegos, esa sencillez, la artesanía y la magia... ¡Vamos a revivir esos tiempos pasados! Con esta guía os voy a enseñar como podéis montar vuestro propio centro de emulación de los dioses, una consola retro sólida, pequeñita y con 32GB de nostalgia.


Antes de empezar con las instrucciones, arrojemos algo de luz sobre todo este tema. Lo que obtendremos una vez terminemos la instalación y el montaje de todo es una consola que nos permitirá jugar a casi cualquier sistema de la generación PSX hacia atrás, desde NeoGeo hasta Sega CD o MAME. No penséis que la interfaz será similar a ejecutar un emulador en un ordenador con Windows, aquí simplemente será conectar, elegir consola y elegir juego, todo desde el mando que usaremos para jugar, sin teclado ni nada. ¡Lo dicho, una consola de toda la vida, de esas ya extintas de encender y jugar!


Para llevar a cabo esto nos valdremos de una Raspberry Pi, que es nada menos que un ordenador en miniatura, económico y de fácil configuración, y el software RetroPie, una imagen destinada a la emulación que instalaremos en una tarjeta SD, como si de un sistema operativo se tratase.


Podéis ver la lista de sistemas de videojuegos compatibles con RetroPie aquí: http://blog.petrockblock.com/retropie/arcade-systems-game-consoles-and-home-computers-in-retropie/



¡Pero basta de cháchara, entremos en la materia!